.

LA EXHIBICIÓN NO SUPONE NINGÚN ARROJO, LA TRANSPARENCIA SÍ.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Por ejemplo

Naciste en la libertad de la aventura al reflejo del fuego. Por sobre el resplandor de la mirada y la sal del mar en la piel a la noche, mirando con cariño joven a lo que era y estaba, descubriste que te fuiste quedando en el momento en que te reventaron el amor a patadas. Después de que te manosearan varias veces el alma dijiste nadie entrará aquí, y te pusiste firme.
Oferta incierta de alguna posibilidad que se vuelve indiferencia y contagia su opacamiento. Todo, hasta el sí mismo es ajeno. Volverse bruma que condensa los poros, y ya no poder respirar, maldición. Ser una estrategia de vuelo en una gallina. Esperar del Club med todas las felicidades del mundo.
Basta de daño repetís mientras querés dejar de creer en lo que no sucede. A cambio de no poder hacerlo, el parque alquila compañía para fin de año con su chapuzón refrescante. "Horizontal de cordura ensayada" escribió la loca de tu amiga un día. Hoy ya sabés que las promesas al vacío son basura que se vuelve en contra.
Barrio cerrado: estar con los pares no tiene precio. Pero necesitás salir del entorno y reajustarte. En el entorno sos una sombra de ridiculez, pero hay abrigo, aunque sólo hay abrigo. Pero, pero, pero. Te cansás de ser el trofeo que tu fantasía quiere, y el que tu mezquindad mantiene a distancia. Caramba, pertenecer exige que el corazón sea estrujado.
Ser el Blackberry, la libertad en la mano. Estrellar la emoción en el piso cuando lo que no pasó ha desaparecido. Por lo irreversible de la entropía, no querés que vuelva a ser restregada tu piel al punto de la rotura, mientras una sincronía exacta en citas de belleza poco profunda es la marca del mejor tiempo compartido.
Y el ave que se inclina tiene los mismos poros cansados que tu ancha nariz. Desde la agonía de un rostro sin suerte apenas podés sostener dos ojos que se contentan con husmear por un minuto ésto. Claro, caes en la cuenta de que la comunicación no es sólo de ida. Claro, pero hay que salir del momento. Si no se abren las alas de la verdad, el fuego se apaga, como la aventura. Como la felicidad. Hola.
.
MabelBE

6 comentarios:

  1. lA REALIDAD PLASMADA CON IMPRESIONANTE BELLEZA!
    CUÁNTO LE DUELE ESA VIDA!!!!!!!!!!!PERO NO LA VENCE!
    FELICITACIONES

    ResponderEliminar
  2. John Buenaventura29 noviembre, 2011 01:40

    Pero husmear puedo o no?No es un blog público?

    ResponderEliminar
  3. Rosa, nos bancamos el dolor, despreciamos el sufrimiento.
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola Mabel Ve! jeje
    Que no se apague el fuego!
    A veces cuesta conseguir leña.
    Te mando besos!!!

    ResponderEliminar
  5. jajajaaa, tal cual tal cual
    pero el universo termina proveyendo siempre, así nos enseña que somos elegidos, verdad?
    [mabel ve, con ayuda]

    ResponderEliminar

· seguir por mail ·